fbpx
Pre Loader

Huella digital en Internet, ¿tu marca pasa las pruebas?

El concepto “huella digital en Internet” se refiere a  la información que queda como resultado de la navegación web de un usuario que va dejando rastro. Esta se almacena de diferentes formas en distintos lugares. El término generalmente se aplica a una persona individual, pero también puede referirse a un negocio, organización y corporación.

 

En marketing, la “huella digital en Internet” de una empresa, hace referencia a la información que hay en la web sobre una empresa. Con las personas, la huella digital en Internet puede ser pasiva o activa, con las empresas es igual.

 

La huella pasiva se refiere a los datos que se recopilan de la empresa y que se publican de la empresa, sin que la empresa lo sepa. La huella activa se refiere a la información que se encuentra sobre la empresa como resultado de una gestión de marketing digital y un trabajo de contenidos profesionalmente publicados hacia las audiencias de interés.

 

¿Para quién aplica?

La huella digital en Internet para una empresa es algo que toda compañía debe conocer, diagnosticar, medir y luego accionar sobre ella. Aplica a casi cualquier empresa, aquí algunos ejemplos:

 

Si eres una cadena de restaurantes, te interesa conocer tu huella. En tu mercado, los comensales hacen búsquedas, investigan ubicaciones y hacen reservas por Internet. No tener una sólida huella, hace que pierdas oportunidades contra tus competidores. Google nos dice que la vida digital se marca por “micromomentos” y una huella digital en Internet te ayuda a participar de esos micromomentos.

 

Si eres una empresa de desarrollo inmobiliario, con mucho inventario en una zona competida, más vale que tu huella esté mejor que la de la competencia, pues la gente que busca propiedades para compra o para renta, hace su primer contacto digitalmente, aplicando lo que Google llama “momento de verdad cero”.

 

Si eres una empresa con fuerte presencia digital porque operas digitalmente y tienes procesos de entrega y atención digitales, como por ejemplo una Fintech o una Insurtech, más vale que tu huella digital de marca sea sólida. No haría sentido que siendo, digital, operaras muy bien en Internet, pero tu marca no estuviera competitivamente posicionada con una huella digital en Internet bien desarrollada..

 

Para una empresa con una tienda de Ecommerce, la huella digital lo es todo. Tus clientes deben llegar por los canales online y cada interacción es un “momento” que debes aprovechar. Si no los aprovechas con una huella sólida, es como tener tu tienda en un lote baldío sin calles de acceso.

 

 

 ¿Cómo se empieza a trabajar la huella digital en Internet?

Bueno, lo primero es saber en donde se encuentra la marca, hay que identificar la huella que ya existe. Y exploremos tres escenarios:

 

La empresa que nunca ha hecho una estrategia de marketing digital.

Esta empresa puede tener, y seguramente tiene, una huella pasiva. Si ya lleva tiempo en el mercado, habrá algo que la gente ya haya dicho, publicado o mencionado sobre la marca y sus productos. Un empleado que creativamente y con iniciativa dio de alta algunas cuentas en redes sociales, o a lo mejor un exempleado descontento, o un cliente decepcionado que han publicado algo. También puede aparecer algún tema legal o jurídico.

Casi todas las empresas tienen una huella ya creada y si no se creó voluntariamente, o mejor dicho dinámicamente, hay que identificar lo que pudiera haber.

Una empresa que ya ha hecho algunas cosas digitales, sin una estrategia.

Se da el caso de que la empresa pueda tener un sitio web, a lo mejor un poco antiguo; o algunas cuentas en redes sociales o algunos vídeos que eventualmente han publicado. Si bien los componentes de esta huella pueden ser activos, no necesariamente tenían atrás una estrategia, un mensaje, una audiencia y un objetivo. Así que aquí también hace sentido identificar lo que hay.

Una empresa que ya ha hecho una estrategia digital intencional.

En este caso, como ya se han hecho cocas intencionales y bajo una estrategia, entonces primero debe existir un plan que haya determinado a quién se le quería hablar, cuál es el mensaje, cuáles son los canales, quién es la competencia, etc., y seguramente ya existan métricas que se puedan consultar y analizar para ver. Primero si la ejecución ha cumplido con la estrategia definida y, segundo como ha sido la evolución de la huella para determinar lo que sí y lo que no ha funcionado, e identificar lo que pudiera estar faltando.

 

¿Cómo se diagnóstica la huella digital?

Se deben analizar el sitio, los buscadores, las redes y cualquier otra propiedad digital para saber en dónde está la marca. Establecer la base cero y de ahí armar un plan.

 

Una batería completa de diagnósticos incluiría:

  1. Diagnóstico técnico del sitio web
    • Calificación: la que entregue el software de análisis que usualmente dará calificaciones en una escala de 0 a 100
  2. Diagnóstico del sitio en base a su amigabilidad con Google
    • Calificación: la que entregue el software de análisis que usualmente dará calificaciones en una escala de 0 a 100
  3. Posicionamiento del sito y de la marca en buscadores y revisión de los competidores para contrastar estrategias y posiciones
    • Calificación: posición que tiene el sitio con respecto a los keywords importantes de la industria y que tienen el potencial de generar tráfico. Si se tiene instalado Google Analytics, se genera un reporte con la información de GA.
  4. Volúmenes de búsqueda de las keywords y frases de la industria y del sector contrastando la posición y relevancia que la marca tiene con respecto a esos términos de búsqueda.
    • Calificación: volúmenes de búsqueda de las keywords con las que posiciona el sitio y volúmenes de búsqueda de las keywords importante de la industria con las que el sitio no posiciona y debería posicionar
  5. Revisión de las cuentas en redes sociales para ver su mensaje, su ejecución, su audiencia y el nivel de interacción (engagement) que se tiene.
    • Calificación: el engagement y el alcance puede medirse cuantitativamente, la calidad del mensaje y de la ejecución se debe juzgar con un ojo experto y dar una opinión sustentada
  6. Revisión de las cuentas en redes
    • Calificación: se puede calificar la frecuencia, interacción, crecimiento, alcance, los seguidores, y algunas otras métricas
  7. Análisis de escucha social para determinar qué tanto se habla de la categoría, del sector, de la marca, de los productos y de los competidores.
    • Calificación: se mide el volumen de menciones, el sentimiento, los influencers y la terminología con la que la gente se expresa de todo esto.
  8. Investigar cuales son las preguntas que la gente tiene con respeto a la categoría, sus marcas y productos y determinar si en las diferentes propiedades web de la marca, se responden esas preguntas.
    • Calificación: se hace un mapa de las preguntas que hace la gente en Google con relación a los keywords, marcas, o temas vinculados con la empresa y se determina cuales preguntas son más frecuentes y cuáles menos. Se incluye también que operadores acompañan a las preguntas (cuando, como quién, donde, cuanto, etc.)
  9. Revisar otras propiedades, como, por ejemplo, YouTube y determinar si la marca tiene presencia y cómo es la presencia de la competencia.
    • Calificación: se usan las métricas propias de YouTube para determinar el rendimiento del canal.

 

¿Tu marca pasa la prueba?

Cada uno de los diagnósticos listados arriba, genera un resultado. Si bien no es fácil que una marca pase inmaculadamente todas las pruebas, en cada prueba se puede determinar si la marca tiene un rendimiento muy bueno, bueno, regular o malo; pero lo más importante es identificar las áreas de mejora para diseñar planes de optimización.

 

Si quieres conocer si tu marca pasa la prueba de la huella digital, nosotros podemos ayudarte. Primero seleccionando cuales pruebas hace sentido aplicar, luego aplicándolas, interpretándolas y generando un reporte de diagnóstico con correcciones sugeridas. Contáctanos.

 

Lastima que te vas.

¿Pudiste leer nuestro Blog?