Cambridge Analytica y el poder de los datos en las redes sociales

¿Cómo afectó Cambridge Analytica a la conversación en redes sociales?

 

Del 17 de marzo, al día de hoy, Cambridge Analytica ha tenido más de 606,018 menciones a nivel mundial. Y fue precisamente el 19 de marzo cuando experimentó su pico, con 186,067 menciones, y el escándalo se dio a conocer por todas partes: un fenómeno tan poderoso que incluso hizo que las acciones de Facebook cayeran un 7%.

 

Cambridge Analytica es una empresa con sede en Londres que usa el análisis de datos para crear campañas políticas y para ciertas marcas que buscan “cambiar el comportamiento de la audiencia”, según palabras de su sitio web. Aunque la premisa suena como un capítulo de Black Mirror, la influencia que se ha comprobado por parte de las redes sociales nos hace notar que esto no es tan descabellado como podría sonar.

 

¿Por qué el escándalo? Porque la firma lleva más de 25 años trabajando en más de 100 campañas políticas en cinco continentes y de hecho, dicen que su trabajo fue decisivo en la campaña –y posterior elección- presidencial de Trump, del Brexit, y que operan también en lugares como Argentina, Brasil, Colombia y México. Y los datos privados que obtuvieron para generar estas campañas, vienen directamente de Facebook, concretamente, de un test de personalidad que se desarrolló en el 2013 y que fue completado por 265,000 usuarios. Este test fue desarrollado por el profesor Aleksandr Kogan, que después vendió los datos a Cambridge Analytica.

 

El exempleado de la firma, Christopher Wylie, aseguró que la empresa usó estos datos para crear perfiles psicológicos y sus correspondientes contenidos que ayudaran a cambiar la forma de pensar de los votantes de forma individualizada, incluso a través de noticias falsas. Este martes, se hizo público que tanto Estados Unidos como Reino Unido está investigando a Facebook por todo este enredo de venta de información y Mark Zuckerberg tendrá que comparecer ante el Parlamento, aunque Facebook sostiene que los usuarios “cedieron” la información mediante el test y que no hubo entonces ningún robo.

 

Los países con mayor número de menciones respecto al tema de Cambridge Analytica son Estados Unidos, con 423,679, Reino Unido con 55,629 y Canadá con 15,978 menciones, pero la cobertura se hizo a nivel mundial, llegó a lugares como Alemania, Australia, Francia, India, Países Bajos, Kenia y por supuesto, México.

 

Este tema interesó a hombres y mujeres casi en la misma medida. Acorde a los datos arrojados por la escucha social, el 56% de los autores de estas entradas fueron hombres, mientras que el 44% fueron mujeres.

 

En México, por supuesto, aparece este tema en medio de una contienda electoral importante. Con las elecciones a la vuelta de la esquina, no es de extrañar que del 17 al 20 de marzo haya habido cerca de 3,124 menciones, la mayor parte de ellas informativas (un 67%), un 33% negativas y un 0% positivas (8 menciones positivas únicamente). Es un tema complejo, digno de análisis y de debate ante un panorama tan importante como el nuestro.

 

Hubo cerca de 330 menciones suponiendo sobre la participación de Cambridge Analytica en las elecciones de este año. 311 menciones indican que Meade y el PRI tienen acceso a información de Cambridge Analytica que están usando en sus campañas. Hubo incluso 64 menciones de ciudadanos que dicen estar dispuestos a eliminar sus cuentas de Facebook a partir de estos hechos y 13 menciones que indican complicidad entre Facebook y Cambridge Analytica en las elecciones de Estados Unidos del 2016, a pesar de la rotunda negativa de Facebook en este sentido, aunque personalidades como Edward Snowden afirman que la red social no es víctima, sino cómplice.

 

La historia de Cambridge Analytica se extiende hasta el chantaje, la corrupción y la venta indiscriminada de datos personales a través de una red social que, actualmente, usamos todos. ¿Qué significa esto para el futuro de Facebook y al confianza de sus casi 2.13 billones de usuarios?  Lo cierto es que Cambridge Analytica no se equivoca en una premisa: la data dice mucho de quiénes somos, de cómo nos comportamos y de lo que podríamos elegir en el futuro.